Muchos de los deportistas aficionados utilizan el “ensayo – error”, y evidentemente esta solución, para un entrenamiento funciona hasta cierto punto. El principal objetivo de miles de cicloturistas es conseguir un máximo estado de forma para la época donde se concentran la mayoría de marchas cicloturistas y pruebas deportivas que están cobrando cierto interés (circuitos provinciales, grandes maratones, diversas gran fondo, etc… ). A día de hoy existen herramientas más que suficientes para explotar las posibilidades al alcance de un cicloturista. Para conseguir un estado de forma óptimo “llamémoslo – estado de gracia deportiva -“ es imprescindible llevar un entrenamiento personalizado y adecuado a cada deportista, lo que sería un plan de entrenamiento personalizado de ciclo anual.
Hay cicloturistas y deportistas aficionados que contratan los servicios de un entrenador o siguen planes de libros especializados, estos se preocupan por su rendimiento, estado de forma, alimentación, etc… En definitiva son deportistas comprometidos con lo que hacen y quieren tener amplio control sobre su actividad deportiva, rendimiento y demás. Sin embargo, hay otros que no se guían por ningún método de entrenamiento y basan toda su preparación en salir a rodar el mayor número de días posible, no utilizan herramientas tan importantes y tan básicas como el pulsómetro, o en otros casos y siendo más exhaustivos el medidor de potencia, aun en el caso que dispongan de ellas (como principalmente el pulsómetro). Al no atender ninguna pauta ni directrices, a la hora de entrenar, nos encontramos en este tipo de deportistas con importantes estancamientos de forma, sobreentrenamiento, falsa forma, estado físico muy lejos del que se podría tener, pájaras en marchas cicloturistas etc. Esto sin entrar en mencionar que aumentan las posibilidades de que pudieran llegar sufrir una posible hipoglucemia entre otras…
Habitualmente, cuando no se sigue un plan de entrenamiento el deportista es mucho menos eficiente en cuanto a rendimiento se refiere y, por decirlo de algún modo, no se aprovechan suficientemente los recursos de los que disponemos para rendir en las distintas zonas. Todo ello repercute en un mayor riesgo de sufrir deshidrataciones y que los avituallamientos que realizan no se asimilen de una forma adecuada. Algo que normalmente no se tienen en cuenta en la mayoría de las ocasiones, es que si entrenas en base a una planificación existe un menor riesgo de que sufras una lesión y sobrecargas a nivel muscular. La salud del deportista se pone en menor riesgo, ya que los esfuerzos están mucho más controlados. De forma habitual los deportistas aficionados nunca han seguido un plan de entrenamiento, lo que excusan por falta de tiempo para entrenar, y aún así muchos de ellos tratan de sacar el máximo tiempo posible para estar encima de la bicicleta. Por el contrario, muchos si cuentan con su propio pulsómetro, Garmin, etc .., al que no dan uso ni sacan el mínimo de rendimiento y prestaciones que te ofrecen (eso sí, como muchos me han llegado a decir: si las pulsaciones van altas, pues ellos van bien porque se están esforzando ese día, en fin…). Muchos tratan de acumular el máximo de horas posibles (haciendo un esfuerzo importante en sacar tiempo a costa de sacrificio familiar, dejando de disfrutar de más cosas que nos brinda la vida…), esto hasta que llegan al objetivo (uno o varios) marcados en el año. Una vez llegan a estos sufren más aún en vez de disfrutar de lo que tanto deseaban, unos por forzar al máximo durante éste (en vez de controlar el esfuerzo, que seguro sería más productivo y eficiente) con lo que es muy posible que les acompañen calambres entre otros como compañeros de viaje y otros por cómo llegan a tal objetivo (sobreentrenados).
Por tanto esto lo trato de enfocar y resumir de la siguiente manera: Si he realizado con anterioridad todo correctamente (que no quiere decir que haya empleado más tiempo ni mayor esfuerzo en la preparación), después de un largo tiempo de trabajo, esfuerzo, compromiso y sacrificio, debería de llegar un buen resultado, al que acompaña el disfrutar del ambiente, de la prueba o evento tan deseado y de todo lo que rodea a este día.
 
Llevando una planificación bien estructurada y acorde a las posibilidades de cada deportista, podrás tener una evolución mucho mayor, disfrutar mucho más de cada marcha, prueba cicloturista o competiciones que tengas como objetivo en el año. Es realmente importante trabajar con coherencia y datos, analizar las diferentes formas y opciones de trabajar la fuerza, cuanto y como trabajarla, cuales son tus umbrales óptimos, como realizar una buena base que sirva como unos cimientos fuertes para todo el año, saber regularte durante el esfuerzo y cuando se tiene que levantar el pie en determinados momentos … Además trabajar con control también favorecerá a una mayor recuperación y mucho más rápida. Igualmente como complemento importante, es interesante que te puedan asesorar sobre diferentes productos que ayudan de manera muy efectiva a que la recuperación sea más rápida y asimiles mejor los entrenamientos. Suplementos alimenticios y deportivos tipo BCAA’S + L-Glutamina 8:1:1 de Victory, Total Recovery de Victory Endurece, alguna proteína entre otros, o cómo hidratarte y comer durante las horas de esfuerzo tanto en entrenamientos, como el día de la prueba que tengas como objetivo.
 
Si quieres ampliar tu información sobre entrenamientos no dudes en contactar en: pablogarciaalba@icloud.com
0
A %d blogueros les gusta esto: